La tutela del padre no se anula a causa de su corrupción moral
Fatwa No: 74803

Pregunta

Soy una musulmana practicante y tengo un gran problema; pues mi padre es musulmán de nacimiento, pero no practica el Islam, no reza, bebe el jamr, come cerdo, gasta todo su dinero en satisfacer sus deseos, y no cumple con sus deberes hacia su familia. Mi madre trabaja y se encarga de todos los gastos, incluso de las necesidades esenciales mías y de mis hermanos. Hemos intentando por diversos medios hacerle volver a la rectitud, pero en vano. Él siempre discute con mi madre. ¿Acaso este padre, que tiene estas cualidades, pierde el derecho de ser mi tutor y de mis hermanos y hermanas? ¿Cómo podemos tratarle? ¿Qué debe hacer mi madre con él?, pues su situación se hace peor día a día, y ella no piensa en pedir el divorcio; porque en tal caso nos quedaríamos sin hogar.

Respuesta

Alabado Sea Al-lah, Señor del Universo. Doy testimonio que nada ni nadie merece ser adorado sino Al-lah, y que Muhammad,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , es Su siervo y mensajero.

 

El padre ocupa un lugar especial en el Islam, pues la Shari‘ah impone obedecerlo y tratarlo con piedad; Al-lah Dice (lo que se interpreta así en español): {Y le hemos encomendado al hombre que haga el bien a sus padres} [Corán 46:15]

 

La mejor manera tratar bien al padre es aconsejarle con suavidad y prudencia, si es negligente en sus deberes religiosos.

 

Los malos comportamientos y la negligencia del padre no anulan la obligación de obedecerle y tratarle bien.

 

Si su padre no realiza As-Salat, bebe el jamr, come carne de cerdo, e incumple con los derechos de su esposa y sus hijos, como usted ha mencionado; está en un gran peligro. Por eso, deben aconsejarle, recordarle a Al-lah, Glorificado Sea, suplicar a Al-lah que le Guíe, y pedir a la gente recta y piadosa que le aconsejen; pues tal vez así se arrepienta y vuelva a la rectitud, pero no hay que perder las esperanzas en que se encamine por la guía.

 

Puesto que la mayoría de los ulemas no consideraron incrédulo a quien deja As-Salat por negligencia, sin negar su obligación. La tutela de este padre sobre sus hijos no se anula a causa de su corrupción moral -según la opinión de la mayoría de los ulemas.

 

Le aconsejamos a la esposa de este hombre tener paciencia con el daño que su esposo le hace, aconsejándole, aconsejándole hacer buenas obras y prohibiéndole cometer malas obras. También, le está permitido pedirle el divorcio a causa de su corrupción moral.

 

Y Al-lah Sabe mejor.

Related Fatwa