La poligamia: entre la Shari‘ah y la realidad

  • Fecha de publicación:16/04/2009
  • Sección:Poligamia
  • Valorar:
3356 786

Aún hoy, la poligamia es una de las cuestiones que preocupan a muchas personas, ya sean musulmanes o no. Además, los mismos ulemas musulmanes discutieron acerca de este asunto, antigua o recientemente, a pesar de que estuvieron de acuerdo en cuanto a su permisión, aunque la discrepancia entre ellos fue acerca de las causas de la poligamia, sus condiciones y sus razones. En Egipto, por ejemplo, la serie televisiva "Al Hay Mitwally" que fue emitida en el mes de Ramadán pasado – que algunos consideraron una clara invitación a la poligamia- llegó a ser un objeto de discusión entre la gente en sus diferentes edades y clases sociales.

Así pues, algunas personas ven que la poligamia es una de las principales soluciones para el problema de las solteronas; ya que tres millones de chicas que ya superaron los treinta años de edad se quedan sin matrimonio, según la última estadística del Centro Nacional de Investigación Social y Penal.
Por otro lado; la serie provocó a los secularistas, a los izquierdistas y a los predicadores del iluminismo y la liberación de la mujer, para atacar al Islam y sus enseñanzas.
 
En Túnez, que es un país poblado por musulmanes, la ley secular prohíbe el segundo matrimonio.  Los periódicos tunecinos publicaron la detención de un esposo porque se casó con otra mujer y estaba con él en la casa conyugal. Durante el procedimiento judicial, el abogado aconsejó al esposo confesar que, en realidad, la mujer que estaba con él era su amante, no su segunda esposa; y así el tribunal declaró su inocencia.
 
En Indonesia, muchas mujeres pidieron que se anule la ley puesta en el año 1983, que prohíbe a los empleados estatales casarse con una segunda mujer, salvo con el consentimiento de la primera esposa; después de haber descubierto que muchos de los responsables del gobierno y grandes empleados empezaron a tener amigas y compañeras, estableciendo relaciones ilegítimas.
 
Mientras algunos países islámicos ponen restricciones sobre la poligamia, que llegan a considerarla un crimen, los países occidentales cristianos - que sufrieron durante varios siglos a causa de la monogamia obligada- empiezan a admitir sus errores, y pedir la modificación de estas leyes, después de que se difundieran los casos de adulterio, libertinaje y seducción, bajo un lema falso como la amistad. El historiador francés Gustaf Lebon dice: "El principio de la poligamia “oriental”, es un buen sistema que eleva el nivel moral de las naciones que lo aplican, fortifica los lazos de la familia y provee a la mujer un respeto y felicidad, que la mujer en Europa no ve; puesto que se casa legítimamente, sin caer en relaciones equivocadas. No sé sobre qué bases los europeos juzgan que el sistema de la poligamia es bajo, ya que yo veo que hay razones que me llevan a preferir el sistema de la poligamia a otro."
 
Las condiciones de la poligamia: el predicador islámico, el Sheij Muhammad Husain ‘Isa dice: "Muchas naciones y comunidades antes del Islam permitían casarse con un gran número de mujeres, que tal vez llegaba a diez, a cien y a cientos, sin ninguna estipulación ni restricción. Pero, cuando el Islam vino, puso estipulaciones y restricciones a la poligamia; en cuanto a la restricción: el máximo número de esposas es cuatro. Cuando Gaylan Az-Zaqafi se convirtió al Islam, y en aquel entonces estaba casado con diez esposas, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, le dijo: "Elige cuatro de ellas y sepárate de las demás".  
 
También, según el Sheij ‘Isa, esto le ocurrió a quien abrazó la fe musulmana, estando casado con ocho o cinco esposas, ya que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, le ordenó quedarse solamente con cuatro esposas de ellas. En cuanto al matrimonio del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, con nueve esposas, era algo con lo que Al-lah le Ha concedido exclusivamente a él, por las necesidades de Ad-Da‘wah en su vida, y la necesidad de la Ummah, de ellas, después de su muerte.
 
Añade: "La estipulación que el Islam puso a la poligamia, es que el hombre musulmán tenga confianza en sí mismo y trate a las dos esposas o sus esposas con equidad, en cuanto al sustento, la manutención, la vestimenta, los hijos, la residencia y el trato humano. Entonces, quien no tiene tal confianza en sí mismo para poder cumplir estos derechos con igualdad y justicia, le está prohibido casarse con más de una esposa, ya que Al-lah Dice (lo que se interpreta así en español):{Pero si os teméis no ser equitativos... entonces con una sola o las que posea vuestra diestra.}[Corán 4:3]. También,el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: "El que tiene dos esposas, y se inclina hacia una más que hacia la otra, vendrá en el Día de la Resurrección con la mitad de su cuerpo cayente o inclinada.".   
 
La inclinación de la cual habla el Hadiz, según el Sheij ‘Isa, se trata de no cumplir con sus derechos, no a la inclinación espontánea del corazón; ya que esto pertenece al terreno de lo imposible de controlar y que Al-lah Perdona.
Al-lah, Alabado y Glorificado Sea, Dice (lo que se interpreta así en español): {No podréis ser equitativos con las mujeres aunque lo intentéis, pero no os inclinéis del todo*[1]} [Corán 4:129]. Por eso, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dividía justamente, y dijo: "Oh Al-lah, esta es mi división de lo que está en mi mano, así que no me Pidas cuentas ni Castigues por lo que Tú Controlas y yo no controlo". Es decir, la inclinación del corazón hacia una de ellas. Además, si quería viajar, sorteaba entre ellas, y quien en su sorteo salía, iba con él; lo hacía con el fin de evitar sospechas y complacer a todas ellas.
 
La sabiduría de la poligamia: en cuanto a la sabiduría de la poligamia en el Islam, el Sheij ‘Atiah Saqr, anteriormente Presidente de la Comisión de Fatwa en Al Azhar, dice: "La poligamia se conocía en las legislaciones seculares del pasado y las precedentes religiones celestiales. El Islam la aprobó con la condición que no superara cuatro esposas, y que no se tema el hecho de tratarlas injustamente. Al-lah, Alabado y Glorificado Sea, Dice (lo que se interpreta así en español):{Casaos entonces, de entre las mujeres que sean buenas (lícitas) para vosotros, con dos, tres o cuatro; pero si os teméis no ser equitativos... entonces con una sola o las que posea vuestra diestra. Esto se acerca más a que no os apartéis de la equidad.}[Corán 4:3]. Su permisión es a favor del hombre, pues es un hecho que el hombre, por su fisiología, está listo para fecundar a la mujer en todos los tiempos de su vida desde su pubertad, y anhela el placer si está en condiciones normales".
 
El Sheij ‘Atiah Saqr continúa, diciendo: "En cuanto a la mujer, según su naturaleza, no está fértil en el período del embarazo, que son largos meses, y el período de menstruación, que en la mayoría de las veces, dura un cuarto de mes a lolargo de su vida, hasta llegar a la edad de la menopausia. También, se abstiene del placer durante la lactancia, que tal vez dure dos años completos, y generalmente no lo desea (el placer), o sólo un período muy corto cada mes, cuando el óvulo madura. Por consiguiente, era justo que se permitiera la poligamia, siempre que haya capacidad y justicia para realizarla".
 
La esposa, según lo que afirma el Sheij, podría no satisfacerle (al esposo) como él quiere, por un factor en él o en ella, y sin embargo el esposo no quiere divorciarse de ella. También, puede ser que la esposa sea estéril, y él desea tener un hijo, como todos los hombres y las mujeres; así, se queda con ella, por una razón u otra. O quizá haya otros factores que mediante la poligamia le significan (al hombre) un interés material, moral o emocional, que él quiera conseguir por medio de lo lícito, en vez de alcanzarlo a través de lo ilícito.
También, la poligamia está a favor de la mujer, si es estéril o está enferma, y prefiere quedarse casada con el hombre, por no sentirse tranquila al divorciarse de él; o quizá lo ame, y no quiere separarse, o para obtener un bien que sólo él tiene. Además, incluye un interés para la sociedad, que es el cuidado de las viudas y los huérfanos, especialmente en condiciones excepcionales, protegiendoles de la fornicación, o de caer en relaciones prohibidas. También, mediante el aumento de la reproducción en algunos países, o algunas circunstancias en que necesitan soldados u obreros. Si sabemos que el hombre está listo para fecundar a la mujer todo el tiempo y que, casándose con más que una esposa, aumenta la reproducción, entonces, la poligamia le está permitida. Mientras que la mujer cuando está embarazada, tiene el período o amamanta, no puede quedarse embarazada, aunque mantenga relaciones sexuales muchas veces con su único esposo.
 

Pedir el permiso a la esposa: ¿Acaso debe el esposo pedir el permiso de su esposa si quiere casarse con otra? El Sheij Muhammad Husain dice: "‘Ali, que Al-lah esté complacido con él, quiso casarse con otra mujer, mientras estaba casado con Fátima, la hija del Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y deseaba casarse con la hija de Abu Yahl. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, no aceptó, poniendo en claro la razón, o sea que la hija del Mensajero de Al-lah, y la hija de Abu Yahl, el enemigo de Al-lah, no pueden estar casadas con el mismo hombre. Pero, cuando Fátima, que Al-lah esté complacido con ella, murió, ‘Ali se casó con más de una mujer al mismo tiempo, porque la razón para evitarlo ya no existía. De este relato nos enteramos que ‘Ali, que Al-lah esté complacido con él, no se casó sino después de pedir el permiso, pero esto se considera algo recomendable y de buena educación, que no es obligatorio, ni un deber establecido por la Shari‘ah, sino que para seguir el ejemplo de ‘Ali, que Al-lah esté complacido con él. De tal hecho entendemos que es mejor que el esposo informe a su esposa y le explique las razones, para que le ayude a quedarse con él; pero no es su derecho ni debe impedírselo.

 


[1]1[Sobre el descenso de esta aleya, dijo lbn ‘Abbas que Sawdah bint Zamah, una de las esposas del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, temiendo ser divorciada por él, le dijo: "¡Mensajero de Al-lah! No me divorcies y que mi día sea para ‘A’ishah". Y así lo hizo y entonces descendió esta aleya.
Sobre esto mismo se ha transmitido en los Sahihain, de ‘A’ishah, que dijo: "Cuando Sawdah bint Zam‘ah entró en años, ofreció su día en mi favor."]
                       

 

Related Articles

Artículo más visitado

Poligamia

La moralidad impecable del Profeta

La vida del Profeta Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, atrae la atención de muchos autores alrededor del mundo, musulmanes y no musulmanes. Los musulmanes lo consideran un gran héroe...más