Manantiales del bien… En el ‘idul fiter

  • Fecha de publicación:02/09/2010
  • Sección:'Id Al Fiter
  • Valorar:
2601 1081

En las dos fiestas del Islam, ‘Idul Fiter y ‘Idul Ad-ha, hallamos bellos conceptos, extraordinarias bondades y magníficas sabidurías que no se encuentran ni en las fiestas que celebran otras naciones ni en las innovadas en nuestra religión. Por otro lado, cada una de las fiestas del Islam tiene sus propias particularidades, que les añade aún más belleza y esplendor.

Mientras estamos en el ‘Idul Fiter nos beneficiamos de ese tiempo; por tanto, vamos a saciarnos de sus bellos conceptos, vamos a matar la sed con sus abundantes manantiales, vamos a disfrutar con todos los beneficios y bienes que Al-lah Ha dispuesto en ese día.
Reflexione cómo Al-lah Ha hecho que la alegría sea un acto de adoración al establecer que no ayunar el día deL ‘Idul Fiter sea un acto obligatorio, y que ayunar ese día sea ilícito. El aspecto más destacable de júbilo en esa fiesta es el de no ayunar. En el Hadiz, el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dice: “La persona que ayuna tiene dos alegrías: una al romper su ayuno y otra al encontrarse con su Señor por haber ayunado”. La alegría es un objetivo muy importante que la persona busca para llevar a cabo su felicidad, por eso se esfuerza en obtener las causas que le proporcionan esa alegría y en preparar el ambiente adecuado para conseguirla. Sin embargo, la persona a veces, para conseguir ese objetivo, se perjudica a sí mismo o puede alegrarse con algo que en realidad no le proporciona felicidad. En cambio, la alegría que Al-lah, Glorificado Sea, Otorga a los musulmanes y se la Hace preceptiva, es la alegría completa. Ciertamente, la alegría más completa se obtiene cuando el siervo se alegra con los actos obligatorios de adoración y los actos de obediencia que Al-lah le Ha impuesto, y todo lo que conllevan de recompensa y buenas acciones.
Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo:
La alegría, el regocijo, la felicidad completa, el bienestar y el sosiego del corazón solo pueden conseguirse a través de Él, Glorificado Sea. Todo lo que ayuda a satisfacer a Al-lah, le proporcionará felicidad a la persona; pero si lo separa de Al-lah, significará tristeza, nostalgia y desasosiego en el corazón, puesto que no hay alegría ni felicidad excepto a través de Al-lah o a través de lo que lleva hasta Él y ayuda a conseguir Su complacencia. Al-lah nos Ha informado que no Ama a los que se alegran por la vida mundanal y sus adornos, y nos Ha ordenado que nos alegremos por Su Beneficio y Su Misericordia, que es el Islam, la fe y el Corán, tal como interpretaron los Compañeros, que Al-lah Esté complacido con ellos, y los Tabi‘un (plural de Tabi‘i), que Al-lah los tenga en Su misericordia.
[Al Fawa’id Al Maymu‘ah, Ibn Al Qaiem]
Una de las escenas de la alegría por el Favor de Al-lah, Ensalzado Sea, es la alegría del ‘Id.
Hay gente que no consigue ser feliz durante todo el año o la mayor parte de él, debido a las preocupaciones y tristezas que le rodean, pero llega el extraordinario mes del ayuno, que va seguido por el ‘Idul Fiter, con la alegría y la felicidad que Al-lah Ha prescrito para nosotros a través de esa fiesta, para romper las preocupaciones que envuelven al corazón, para extraer las tristezas que lo abruman, para que tenga la oportunidad de ver la vida de otra manera, tenga acceso al júbilo y renueve sus esperanzas, cuando la noche anterior al ‘Idul Fiter se vaya a dormir contentísimo por haber podido completar el ayuno del mes de Ramadán, y reciba la fiesta con los actos de la Sunnah aconsejados, que dan felicidad al alma y renuevan su actividad. Así pues, toma el baño aconsejado para la fiesta, luego se viste con la mejor ropa y desayuna comiendo un número impar de dátiles, y después sale de casa con la claridad del nuevo día. Respira la brisa de la mañana, recibe el día con alegría y recuerda a Al-lah, el Altísimo, diciendo: “Al-lahu Akbar (Al-lah Es el más Grande)”, “La ilaha il-la Al-lah (No hay nada ni nadie que merezca ser adorado, excepto Al-lah)” y “Alhamdulil-lah (Las alabanzas son para Al-lah)”, dirigiéndose hacia el lugar del rezo de la fiesta, luego ablanda su corazón a través de los consejos del Imam y, por último, encuentra a sus hermanos y disfruta de su compañía. ¡Qué actos de adoración, tradiciones y celebraciones tan extraordinarios, que alivian nuestras preocupaciones, deshacen nuestras tristezas y renuevan nuestras ganas y ánimo!
 
En el ‘Idul Fiter tenemos una maravillosa e incomparable oportunidad para hacer el bien a nuestros padres, mantener las relaciones familiares, honrar a nuestros vecinos, intercambiar visitas, felicitaciones y otras demostraciones de júbilo. Además, es una extraordinaria ocasión para reconciliar a las personas, para acabar con la mala semilla que Satanás había sembrado en los corazones de las personas que están enfadadas, los que no se hablan, se odian o tienen litigios entre ellos. Una simple felicitación en la fiesta es capaz de derribar esos muros que los separan, de curar todas las heridas que puedan existir entre amigos, cónyuges, familiares y parientes; de regar a través del afecto todas aquellas relaciones que se habían visto afectadas por la sequedad, de modo que las hace revivir y las activa. Se narra que Muhammad ibn Ziad, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Estaba con Abu Umamah Al Bahili y otros Compañeros del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y cuando volvían se decían unos a otros: “Que Al-lah Acepte de nosotros y de vosotros”. [Ahmad ibn Hanbal: Isnad Sahih] [Ay-Yawhar An-Naqi].
Observe la belleza de la legislación en el Islam cuando Al-lah, Ensalzado Sea, Prescribe lo que nos une de un modo práctico y nos hace compenetrarnos en la pertenencia, el afecto y los sentimientos. La fiesta forma parte de esos actos de adoración, puesto que la ocasión es una, la alegría que se siente es una, los detalles de la celebración son iguales para todos. Esta participación hace que los corazones se unan entre sí, hace profundizar la relación entre los pueblos musulmanes a pesar de sus diferencias de raza, costumbres e idiomas. Además, la fiesta también es una oportunidad para consolidar las relaciones entre los musulmanes y fortalecer los lazos de hermandad y afecto, no solo a nivel individual, sino que también deberíamos utilizarlo para fortalecer las relaciones entre países musulmanes, para deshacer los posibles obstáculos, diferencias y altercados que hayan podido aparecer a lo largo del año, y para construir las relaciones y alianzas que se hayan podido destruir durante el año entre los predicadores, los dirigentes y los gobernantes.
Observe la extraordinaria misericordia divina, pues Al-lah Ha prescrito a los musulmanes que la alegría entre ellos sea general, sin excluir a nadie, al Ordenar que se ofrezca la limosna del Fiter, para que los pobres y necesitados participen junto a los ricos en esa gran alegría. Ibn ‘Abbas, que Al-lah Esté complacido con ambos, dijo: “El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, prescribió el Zakat del Fiter como purificación para la persona que ha ayunado de haber dicho vaciedades e indecencias, y para alimentar a los pobres. A todo aquel que gaste esta limosna antes del rezo del ‘Id se le aceptará como Zakat del ‘Id, pero el que la ofrezca después del rezo se considerará que ha dado una limosna cualquiera”. [Abu Dawud] [Ibn Mayah: Isnad Hasan]
De esta manera, el ‘Id siembra en el corazón de los musulmanes el afecto y la compasión y lo educa a amar, hacer el bien a los demás, y lo entrena a solucionar los problemas sociales. Pues, el Islam, mediante la obligatoriedad de dar la limosna del Fiter a los pobres, hace al musulmán compadecerse de los pobres y los necesitados, de modo que sufre por su situación, puesto que ha probado el hambre igual que ellos durante el mes de Ramadán. Entonces, sale a comprarles la comida que necesitan en la fiesta para que no tengan que pedir limosna el día de la ruptura del ayuno y la alegría. A continuación, los busca y les entrega la comida que les corresponde. No hay mejor formación para el alma, es la mejor educación en la entrega, el esfuerzo y la empatía, la mejor manera de enseñarnos a sentir afecto por ellos. No hay palabras para expresar lo que la limosna de la ruptura del ayuno siembra en las almas de los musulmanes: nobles valores morales y conceptos sublimes.
 Ahora, observe esta escena civilizada que sirve para contestar a los laicos y otros sectores que alegan que las sociedades islámicas son injustas con las mujeres. El Islam ha permitido a las mujeres salir el día del ‘Id para rezar, igual que los hombres. La mujer sale vestida con su firme vestimenta islámica, sin estar maquillada ni mezclarse con los hombres. Incluso aunque tenga la menstruación puede salir y dirigirse hacia el lugar del rezo (aunque no reza) para que sea testigo de la agrupación de los musulmanes y escuche sus súplicas. Umm ‘Atiah, que Al-lah Esté complacido con ella, dijo: “Se nos ordenó hacer asistir a la oración del ‘Id a las menstruantes, a las jóvenes [o las adolescentes] y a las vírgenes que habitualmente permanecen retiradas. Y ordenó a las que estuvieran menstruando presenciar el bien [de la oración y la Jutbah], y la confirmación de los musulmanes de la súplica del Imam, diciendo “Amén”, pero mantenerse a distancia del lugar de oración”. [Bujari y Muslim]
El ‘Id es una formación para el siervo musulmán respecto de llevar a cabo la adoración a Al-lah, Ensalzado Sea, en su vida diaria. Es posible que mucha gente no sea consciente de este concepto, aunque tiene un efecto en su alma. El siervo pasa del estado de no ayunar antes del mes de Ramadán, ya que está prohibido ayunar voluntariamente uno o dos días antes de que llegue Ramadán; entonces, pasa de este estado a ayunar durante el mes de Ramadán, en el que se priva de comer, beber y cohabitar con su cónyuge para obedecer y adorar a Al-lah, el Altísimo. Finalmente, el siervo recibe el día del ‘Id con la obligación de desayunar, aunque solo un día antes estaba firmemente obligado a ayunar. Entonces, desayuna para adorar a Al-lah y obedecer Sus órdenes. Este pasar de un estado a otro contrario tiene una repercusión en el alma, que es la total sumisión a las órdenes de Al-lah, el Majestuoso y Poderoso, el acatamiento de Sus leyes, avanzar según Sus normas, y hacerlo estando feliz y contento. Ese es el tipo de adoración que el siervo debe llevar a cabo durante toda su vida.
El hecho de que Al-lah nos Haya guiado hacia el Islam y nos Haya aclarado las normas de la religión es un gran favor hacia nosotros, que requiere que demos las gracias a nuestro Creador y que Lo exaltemos. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {En el mes de Ramadán fue revelado el Corán como guía para la humanidad y evidencia de la guía y el criterio. Quien de vosotros presencie la aparición de la Luna [correspondiente al comienzo del noveno mes] deberá ayunar; y quien estuviere enfermo o de viaje [y no ayunase] deberá reponer posteriormente los días no ayunados y así completar el mes. Al-lah Desea facilitaros las cosas y no dificultároslas; engrandeced a Al-lah por haberos Guiado y así seréis agradecidos.} [Corán 2:185]
 
En el ‘Idul Fiter tenemos una de las mejores ocasiones para agradecer a Al-lah: demostrar la alegría por haber completado el ayuno y por la merced de tener este día de ruptura del ayuno. Así, el musulmán expresa su agradecimiento diciendo “Al-lahu Akbar”, “La ilaha il-la Al-lah” y “Alhamdulil-lah”: “Al-lahu Akbar, Al-lahu Akbar, Al-lahu Akbar, La ilaha il-la Al-lah, Al-lahu Akbar, Al-lahu Akbar, Wa Lil-lahi Al Hamd.
 
Algunos eruditos han señalado que algunos de los beneficios de decir “Al-lahu Akbar” en el ‘Id es que esta es una ocasión de alegría y felicidad y reprime la tendencia innata de la persona que le lleva a traspasar los límites, a veces por maldad y otras por descuido, por ese motivo se ha hecho preceptivo decir continuamente “Al-lahu Akbar”, para que el alma esté atenta y no se descuide, y reprima su vehemencia. Por esta razón, el rezo del ‘Id se distingue de los demás rezos porque se repite el Takbir (es decir: Al-lahu Akbar). ‘A’ishah, que Al-lah Esté complacido con ella, narró: “El Mensajero de Al-lah solía decir ‘Al-lahu Akbar’ en el rezo del ‘Idul Fiter y ‘Idul Ad-ha siete veces en la primera Rak‘ah y cinco en la segunda”. [Abu Dawud: Sahih (auténtico)]
 
El hecho de que en el rezo del ‘Id se repita mucho “Al-lahu Akbar” hace aumentar la humildad y sumisión en el corazón ante el Señor del Universo. Sorprende que muchas personas pierdan ese significado del ‘Id, es decir, el de exaltar a Al-lah mediante la expresión “Al-lahu Akbar”, y se dediquen ese día a corromper y transgredir, como, por ejemplo, mirar cosas ilícitas, perder el rezo, salir a la calle maquillada y sin el Hiyab completo, y permitir la mezcla prohibida entre hombres y mujeres.
 
Decir “Al-lahu Akbar”, “La ilaha il-la Al-lah” y “Alhamdulil-lah” durante el ‘Id son Adhkar para exaltar a Al-lah, Ensalzado, para expresar el monoteísmo y el agradecimiento al Creador. La capacidad que Al-lah nos Ha dado para ayunar, así como la comida, la bebida, el ayuno de Ramadán, sus beneficios y el perdón de Al-lah, la recompensa por haber ayunado, el ‘Id y su alegría, y el estrechamiento de las relaciones entre los musulmanes, son grandes favores que Al-lah nos Ha otorgado y por los que tenemos que estarle agradecidos.
 
Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo Perdone, dijo:
 
“El siervo debe saber que no hay más dios que Al-lah, por lo que Lo ama y Le da las gracias por lo que Es y por Su perfección. Asimismo, debe saber que todas las gracias, tanto aparentes como ocultas, proceden de Él, de modo que Lo ama por Su bondad y Sus gracias, Se lo agradece, y Lo ama completamente; ya que Al-lah Es Quien Ha hecho que quien da gracias las dé, Él Es Quien Ha hecho que el musulmán lo sea, Él Es Quien Ha hecho que el que reza, rece, que el arrepentido se arrepienta. Es decir, que las gracias empiezan y acaban en Él, puesto que comenzaron gracias a Él y acabaron con las alabanzas hacia Él. Él Es Quien Inspiró el arrepentimiento en Su siervo y Se Alegró extraordinariamente cuando se arrepintió, aunque no lo hizo sino gracias al favor y la bondad de su Señor. Y Él, Glorificado Sea, Es Quien Inspiró la obediencia en Su siervo, lo Ayuda a efectuar los actos de obediencia, y es Él Quien lo Recompensa por sus actos, aunque todo proviene de Él, Glorificado Sea. Pues Él Es Rico y no Necesita a nadie”. [Al Fawa’id Al Maymu‘ah, Ibn Al Qaiem]
 
Como conclusión, me gustaría hacer una reflexión: ¿necesitamos alguna fiesta innovada o tenemos suficiente con nuestras dos fiestas, ‘Idul Fiter y ‘Idul Ad-ha, con todos sus extraordinarios y abundantes significados, para mantener las relaciones familiares, hacer el bien a nuestros padres, para recordar los favores del Islam, para dirigirnos a Al-lah, Ensalzado, con el recuerdo prescrito? Entonces, ¿qué significan “el día de la madre” o la celebración del cumpleaños y otras fiestas inventadas fuera del ‘Idul Fiter y el ‘Idul Ad-ha? Estas dos celebraciones del Islam reúnen todos los nobles significados que puedan tener las otras y que la gente desea, como, por ejemplo, la alegría y la felicidad, hacer el bien a los padres, mantener las relaciones familiares y dar limosnas a los pobres, el recuerdo de Al-lah y la amonestación…Además, estas dos fiestas son prescritas por Al-lah, son aceptadas por todo el que las celebra, por lo que son mejores que cualquier otra fiesta inventada recientemente o hace mucho tiempo. Anas, que Al-lah Esté complacido con Él, dijo: “Cuando el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, llegó a Medina supo que había dos días en los que sus habitantes jugaban en la Yahiliah. Entonces dijo: “Al-lah, Bendito y Ensalzado, os los Ha cambiado por otros días mejores: ‘Idul Fiter y ‘Idul Ad-ha”. [Ahmad y otros] Sin embargo, las fiestas inventadas no son aceptadas, ya que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Quien haga cualquier acto que contradiga nuestra religión, será rechazado”. [Muslim]

Related Articles

Artículo más visitado

'Id Al Fiter

Nuestro ‘Id (Parte 2)

Este es nuestro ‘Id ‘A’ishah, que Al-lah Esté complacido con ella, dijo: “Abu Baker vino a mi casa mientras dos niñas de los Ansar (musulmanes de Medina) estaban...más