Al Hiyrah (La Emigración) (Parte 2 de 3)

4129 1550

 

 
Los esfuerzos de Quraish por encontrar al Profeta , sallallahu ‘alayhi wa sallam
El camino hacia Medina
Luego de tres noches, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y Abu Bakr, que Al-lah esté complacido con él, se enteraron que la búsqueda había disminuido y decidieron salir para continuar su viaje; se les envió un guía confiable con dos camellos, y Asma’, hija de Abu Bakr, preparó comida para los viajeros.
Así es como partieron, llevados por dificultosos caminos cercanos a la ruta costera. Esto ocurrió en el mes lunar de Rabi‘ Al Awwal, el primer año de la Emigración (Hégira). La pequeña caravana viajó y atravesó muchos pueblos en su camino hacia la ciudad de Quba’, ubicada en las afueras de Medina.  
En el camino a Medina ocurrieron muchos acontecimientos; entre ellos, que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, se encontró con Buraidah Ibn Hasib Al Aslami junto a ochenta personas aproximadamente. Todos se hicieron musulmanes y el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, rezó con ellos la oración de la noche.
Cuando los musulmanes de Medina se enteraron de las noticias de la salida del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, de La Meca, empezaron a frecuentar una de las entradas de la ciudad todas las mañanas. Lo esperaban hasta que el calor del día los obligaba a volver. Un día, después de haber esperado mucho tiempo, volvieron a sus casas; cuando retornaban, un judío subió a uno de los fuertes y vio al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y a su Compañero, vestidos de blanco, apareciendo por el desierto. El judío no pudo evitar gritar: “¡Oh vosotros, los Árabes! Aquí está el gran hombre que estabais esperando!. Entonces, los musulmanes se apresuraron para ir a recibir al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam.  Era un día muy especial en Medina.
El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, permaneció en Qubá cuatro días: lunes, martes, miércoles y jueves. Construyó una mezquita y rezó en ella. Esta fue la primera mezquita después del comienzo de su Profecía, y fue llamada “Masyid Quba’” (Mezquita de Quba’). El quinto día, el viernes, por orden de Al-lah, alabado sea, partió junto a Abu Bakr. Al llegar a Medina, fue recibido cordialmente por los Ansar (los musulmanes de Medina). Se detuvo en un lugar en el valle de Banu Salim y allí rezó, junto a cientos de musulmanes, la oración del viernes. Esta fue la primera oración del Yum’ah (viernes) que se realizó en la historia del Islam.
  
Entrando a Medina
 
Mientras las  tribus y familias de Medina competían unas con otras para hospedar al noble visitante en sus hogares, las niñas medinenses entonaban bellos versos de bienvenida, acompañados de palabras de obediencia al nuevo Mensajero.
Aunque no eran ricos, todos los Ansar querían con ansiedad hospedar al Mensajero en sus casas. Rodeaban al camello de Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y todos los jefes de la ciudad, vestidos con sus mejores prendas, decían: “Quédate aquí, Oh Mensajero de Al-lah, hospédate con nosotros”. Pero Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, les respondía, con cortesía y amabilidad: “Dejad que (la camella) siga su camino, ya que está cumpliendo una orden (de Al-lah)”.
La camella avanzó y se arrodilló en el sitio donde sería construida la mezquita del Profeta. Luego de unos días, arribaron los demás miembros de su familia y la de Abu Bakr.
Con la llegada del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, a Medina, termina el llamado Periodo de La Meca, y empieza el Periodo de Medina.
 
Continúa…
 

Related Articles

Artículo más visitado

Profeta Muhammad

¿Quién te salvará de mí ahora?

Había una comunidad pequeña en un área aislada. Débil e indefensa, la gente de esta comunidad vivía con temor y ansiedad, porque eran implacablemente atacados por una...más